background

Artemis Fowl: El mundo subterráneo

0
0 Votos
thumb Artemis Fowl: El mundo subterráneo

Artemis Fowl, un joven criminal irlandés, rapta a Holly Short, un hada, con la intención de pedir un rescate que le permita salvar a su padre. Una vez logra cumplir sus intenciones, se embarca en una aventura que le llevará a luchar contra el maléfico hada Opal Koboi. Adaptación del libro de Eoin Colfer. Artemis Fowl: El mundo subterráneo

Critica:

Cuesta creer que una película que ha estado gestándose durante tanto tiempo, que viene de una saga tan querida por tanta gente y que cuenta con los recursos de una superproductora como Disney haya salido tan mal. Pondré mis cartas sobre la mesa: nunca he leído Artemis Fowl. No conozco nada, ni de los personajes ni de la historia, así que la película de Kenneth Branagh ha sido mi primera introducción al universo creado por el novelista Eoin Colfer. Y qué queréis que os diga, vaya caos.

Artemis Fowl sigue muchos de los clichés de la ficción fantástica. Criaturas mitológicas, magia, el bien contra el mal, lo típico. Nada nuevo. Eso no tiene por qué ser un problema, porque las ideas se reciclan y se actualizan constantemente, pero para que algo que hemos visto tantas veces funcione en la gran pantalla se necesitan varias cosas. Se necesita claridad, se necesita encanto, se necesita personalidad, y aún más importante, se necesitan buenos personajes. Artemis Fowl no tiene nada de eso.

La falta de claridad es un defecto que lastra bastante. La historia de Artemis Fowl es farragosa a más no poder. Es uno de los riesgos de escribir una película pensando en las cuatro o cinco secuelas que harás si la primera funciona. El guion de Conor McPherson te lanza cincuenta ideas a la cabeza, una encima de otra y con el único propósito de establecer el universo, hasta tal punto que el fluir de la trama se vuelve confuso. Que el Aculos sea un McGuffin de manual no tendría por qué ser un problema si el argumento avanzara, pero no termina de suceder nada. Todo me da la sensación de prólogo, y al final no termina de haber ningún tipo de desarrollo sustancial. Es que vaya, hasta la misma película te reconoce que es un prólogo, con esa narración en off que nos acompaña durante toda la película y que no solo es innecesaria, sino que llega a ser contraproducente porque acaba por empañar las imágenes.

También te puede interesar

Download Links