El olvido que seremos

El olvido que seremos
8.1
Narra de manera íntima la vida de un hombre bueno, el médico Héctor Abad Gómez, carismático líder social y hombre de familia, un destacado médico y activista por los derechos humanos en el Medellín polarizado y violento de los años 70. La historia relata la vida del doctor, padre de familia preocupado tanto por sus hijos como por los niños de clases menos favorecidas. En su casa se respiraba la vitalidad y la creatividad características de una educación fundamentada en la tolerancia y el amor, pero la tragedia asomaba. El olvido que seremos Critia: La última película de Fernando Trueba sigue la novela de Héctor Abad Faciolince, de título homónimo. El film es básicamente un tratado sobre el recuerdo construido desde las emociones, una memoria sentimental cargada de añoranza y afectos. Una semblanza sobre el Dr. Abad, el padre del novelista, el médico activista social y político en el Medellín de los años setenta y asesinado por sicarios en 1987. El padre del novelista Héctor Abad, un hombre humano, el médico Héctor Abad Gómez, carismático líder social y hombre de familia que empeñó su vida en ayudar a los demás, cuyos logros principales fueron las vacunas generalizadas para niños, la potabilización del agua para la población necesitada y la sanidad pública. El relato del hijo, adaptado y hecho guion por David Trueba, refleja la admiración al padre, un padre que educa, que besa y acaricia, que lee cuentos antes de dormir. Porque mientras en la calle impera la ley salvaje de la violencia, de puertas para adentro, el Dr. Abad se encarga de que las normas estén guiadas por la tolerancia, papel clave de su pedagogía, y la búsqueda de la belleza. El director Fernando Trueba, en un alarde academicista quizá por demás, hace un cine bello pero atrapado en algún espacio indefinido y parecen sus películas, incluida esta, en una época indefinida y suspendida en el tiempo. Lo que hace nuestro director es partir en dos la cinta. Por un lado una bonita y entrañable familia de risas y meriendas campestres, intimidad, hijo e hijas que ríen, juegan, cantan y hacen alguna trastada, la vida pasada rodada en color. La otra parte es la más actual y contrariamente a la época antigua aparece blanco y negro, tal vez porque los tonos grises sirven mejor para captar la tragedia, la violencia, la faceta negativa, la muerte, la decepción y de nuevo el olvido. En el reparto descuella la interpretación portentosa de un Javier Cámara convertido en médico colombiano; se ve el esfuerzo y las horas de Cámara para construir al personaje. Hay otros actores y actrices donde cabe destacar a una estupenda Patricia Tamayo contenida y sensacional en el papel de esposa abnegada; o a Juan Pablo Urrego en la caracterización del hijo joven. Como digo, es una película con claro fondo de cinta de familia, de relación paterna-filial, de loa desbordada y apasionada, de abstracción y magnificación de lo familiar. Los Gómez son dichosos, todo es dulzura y vida, el paraíso en la tierra o como dice Romero Santos: “Sonrisas sin lágrimas”. Planos secuencias con coreografía dentro del hogar y un intento tenaz de capturar la vida doméstica, con un estilo impostado que puede resultar acaramelado, en lo cual colaboran la música hiperemotiva de Zbigniew Preisner y la preciosista fotografía de Sergio Iván Castaño con sabor a miel.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p DUAL Español Latino 29/09/2021 2.44 GB 7 Descargar
1080p DUAL Español Castellano 29/09/2021 2.45 GB 3 Descargar

También te puede interesar

Trolls 2: Gira mundial

Animación Aventura Comedia Familia Fantasía Musica Sin categoría
7.5

En una aventura que les llevará más allá de todo lo que habían conocido, Poppy y Branch descubren que su tribu de Trolls es solo una de las seis que existen, que el resto están repartidas en seis reinos y consagradas a seis tipos distintos de música: funk, country, tecno, clásica, pop y rock. La reina Bárbara, miembro de la realeza del hard rock, y su padre, el Rey Metal, quieren acabar con el resto de géneros musicales e imponer el reinado del rock. Con el destino del mundo en juego, Poppy y Branch, junto con el resto de la pandilla — Grandullón, Chanelle, Satén, Cooper y Guy Diamante—, visitarán los demás reinos para unir a los Trolls contra los planes de Barb de eclipsarlos a todos. Trolls 2: Gira mundial Critica: En 2016 se estrenó una adaptación (si se puede llamar así) de los populares juguetes que hicieron furor hace tantos años, que no son otros que los entrañables Trolls. Pues DreamWorks nos trajo una cinta animada con unos coloridos personajes que poco o nada tenían que ver con las figuras de antaño. Dejando eso a un lado (y los prejuicios ante los primeros adelantos, como los de un servidor), el estudio sorprendió al ofrecer una divertida y tierna historia, con grandes canciones, personajes tan entrañables como los originales (y obviamente con más carisma) y que, sin ser ninguna maravilla, dejaba un sabor agradable gracias a sus buenas intenciones y su carencia de pretensiones, a ser una cinta para todos los públicos tan humilde como amena. La película tuvo críticas más que decentes (76% en Rotten Tomatoes) y fue un éxito de taquilla, y claro, cuando eso sucede (sobre todo con una película animada) todos sabemos lo que eso significa. Exacto, secuela. Pues bien han pasado cuatro años y aquí la tenemos. La película se iba a estrenar en cines en Marzo, pero debido al coronavirus ha llegado de forma doméstica a muchos hogares, siendo un tremendo éxito en los hogares que ha batido récords. Ya sabéis, los pequeños de la casa no pueden salir a calle y los padres están desesperados y deseando entretenerlos para tener un respiro. Fórmula infalible. En esta ocasión, la secuela ha tenido también unas críticas positivas, aunque sin alcanzar el nivel de la primera parte (68% en la película que nos ocupa), y la verdad es que me parece un tanto incomprensible, ya que, desgraciadamente, estamos ante una secuela muy inferior, que apenas aporta nada y que se confirma como una de esas segundas partes más que innecesarias y que desaprovecha los logros de la anterior entrega. La animación es estupenda, sin alcanzar los logros de Pixar (eso es imposible), pero sorprendiendo con no pocas escenas, siendo una cinta muy muy muy colorida. He hecho énfasis en el muy porque seguramente algunos vomiten arcoiris y purpurina al finalizar el visionado, y más si no están habituados a este tipo de productos infantiles y animados. Muchos/as la van a disfrutar sin tapujos, como es mi caso, ya que la película es esto, sin más, y en eso no se traiciona a si misma. Y ya que hablamos de cosas positivas, destacar su estupendo soundtrack, con unos fabulosos mashup (es decir, combinación e integración de canciones entre sí), que combinan música clásica, pop, country, funk y todos los estilos habidos y por haber (bueno, casi todos...). Se nota que la película tiene su mayor baza en sus canciones, aunque debido a eso se haya sacrificado la historia por completo. Y es que toda la trama gira en torno a la música (al contrario que en la primera parte, donde era un complemento), habiendo canciones cada dos minutos, lo que provoca que los personajes tengan menos interés o directamente se desaprovechen (muchos secundarios de la primera parte apenas tienen minutos para ellos, y algunos que funcionaron muy bien ni siquiera aparecen, aunque se haga la broma en los créditos finales...). Y es que la película tiene una trama bastante floja, insustancial y que entretiene pero no fascina, a pesar de que el mensaje que se quiere dar (sobre todo a los más pequeños) es bastante positivo y acertado (que no es otra cosa que respetar los gustos y diferencias de los que nos rodean). Por otro lado, el guion es bobalicón a rabiar, con diálogos y personajes demasiado insípidos, con algún momento puntual en el que alguno de ellos logra destacar, pero poco más. Y tampoco es excesivamente divertida, aparte de que algunas de las mejores bromas estaban en los tráilers. Eso sí, a pesar de ser una película claramente destinada a los más pequeños (y que seguramente el público adulto tenga que sufrir) sorprende el momento de la canción country, tan valiente como tétrico. Pobres niños...

Solos

Drama Sci-Fi & Fantasy
7.2

Serie antológica de siete partes que explora el significado más profundo de la conexión humana a través de la visión individual de sus protagonistas. Solos Critica: ¿Qué tal seriéfilos? Hoy os quiero hablar de esta serie de @primevideoes que nos presenta en capítulos independientes bastante cortos (20-30 minutos), diversas situaciones de redescubrimiento personal en un mundo futurista, en los que a través de un dialogo y un único escenario, nos van a presentar a un protagonista Visualmente a pesar de que está muy cuidada se me queda pobre y me explico: cada episodio está rodado en un único lugar, generalmente una habitación con uno o dos personajes máximo y con esto se va a desarrollar toda la acción, por lo que a los cinco minutos de capitulo ya nos han enseñado todo lo que tenemos que ver y por muy bien que estén los actores que lo están y por muy bien que esté la fotografía que también esta genial me hace perder interés el ver siempre lo mismo. Si a esto le añadimos que salvo el segundo episodio (que si me gustó mucho) a nivel argumental son muy poco originales y dicen más bien poco, tenemos la tormenta perfecta para que consigan que 20 minutos se hagan largos. Entiendo que en tiempos de covid hay que ser ingeniosos y buscar alternativas a las producciones que requieran de mucha interacción entre personas, pero este intento de Black Mirror en formato teatro para mí no funciona y no funciona en parte por el formato en sí. El medio audiovisual te da tantas posibilidades que autoimponerse limites no le veo ningún sentido y aquí hay demasiados límites. El reparto es una delicia y es quizás lo único que salve a esta serie de caer por completo en el olvido. Para más criticas como esta seguirme en Instagram como Citrico de Series

Fast & Furious: Hobbs & Shaw

Acción Aventura Comedia Sin categoría
6.9

Desde que Hobbs, agente del Servicio de Seguridad Diplomática de Estados Unidos, y el británico Shaw, proscrito sin ley, se enfrentaron por primera vez, solo han intercambiado bofetadas y malas palabras. Pero cuando las despiadadas acciones de Brixton, un anarquista cibergenéticamente mejorado, amenazan el futuro de la humanidad, ambos se unen para derrotarlo. Fast & Furious: Hobbs & Shaw Critica: Pues fui a ver tan magna obra con la intención de reírme y dejarme llevar por la vorágine de acción. No, en serio, estaba dispuesto a creerme lo increíble y solamente disfrutar. Todo comenzó bien, con The Rock y un Statham que cumplen su papel de héroes cómicos a la perfección. Veo que todo el mundo los compara con Tango y Cash, a mí, que soy más de barrio, me recordaron más a Bud Spencer y Terence Hill. El enorme que no aguanta la bromas y pega hostias como panes y el irónico que lucha con técnica y velocidad. Todo el rato compitiendo entre ellos para ver quien la tiene más grande. Dejando a un lado las comparaciones, la película transcurre con escenas de acción que funcionan y son divertidas y una amalgama de chascarrillos entre los protagonistas que también van perfectos con los personajes. Todo es divertido y funciona sin más, como ya es habitual en esta saga de películas. Por momentos, puede parecer que estemos presenciando más una película de Marvel que un spin off de Fast and Furious. En cuanto al guion, es una mera excusa para llevar a la acción y al lucimiento de los protagonistas, como era de esperar. Así que todo en orden en este apartado. Y todo bien, una película de 6 más para la colección… Ah no, espera, que quedan 40 minutos para que termine y… ¡Van y la cagan! Como bien dice el usuario Angel, los últimos 40 minutos se cargan toda la película. Tiene el efecto After Eight, sí, esas chocolatinas rellenas de menta que me parecen asquerosas. Te comes uno y sabe a chocolate, pero después, a los segundos, cuando ya te lo has tragado, te viene ese sabor a menta a la boca y es asqueroso. Pues esta película es lo mismo. Casi 80 minutos de chocolate que sabe a lo que uno espera, pero al final, cuando ya casi te la has tragado, viene la menta y sales del cine con ese sabor en la boca. Da igual el chocolate de antes, solo puedes paladear la puñetera menta. Pues eso, 40 minutos de “con lo bien que iba…” que se cargan todo el divertimento anterior y el motivo por el que le doy un 4. Habrá gente a la que le guste, como el sabor a menta, pero a mí, personalmente, me gusta más el chocolate solo.

The Witcher: La pesadilla del lobo

Acción Animación Fantasía Sin categoría
7.7

Obra de animación basada en el universo de The Witcher. La película nos llevará de regreso a una nueva amenaza que enfrenta el continente. The Witcher: La pesadilla del lobo Critica: Vesemir, maestro y mentor de Geralt de Rivia, resulta ser un gran protagonista y un personaje realmente interesante. La historia que nos presenta The Witcher: La pesadilla del lobo explora la infancia, los sueños perdidos y el humilde pasado que vivió Vesemir, a la vez que su primer contacto con los brujos. Todo ello ayuda a construir un personaje que gana enteros mediante avanza la película, resultando emocionante e incluso emotivo el desenlace de esta parte de su vida hacía el último acto. Las relaciones que mantiene Vesemir, en especial una de ellas, son de lo mejor de la cinta. Humanizan a un personaje envuelto en masacres y muerte, al que solo parece importarle la gloria y el dinero, siendo parte crucial del desarrollo del protagonista. Veremos cómo será su ya confirmada aparición en la segunda temporada de The Witcher, pero si hay que guiarse por lo visto aquí… promete. *Un mundo fascinante Tras la primera temporada de The Witcher me quedó la sensación de que se estaba perdiendo la oportunidad de explorar un universo realmente excitante. Tampoco ayudaba la forma de contar la historia. En el caso de The Witcher: La pesadilla del lobo es justo lo contrario. En esta ocasión sí que se nos brinda una presentación a la altura de varios de los conceptos más importantes del mundo de Andrzej Sapkowski. Y aún más importante, de una manera más fácil de entender que en la serie. La cinta consigue una introducción perfecta al universo The Witcher para los que lo desconocían. Es ligera, no hace que el espectador se pierda y nos inyecta ganas de seguir explorando las tierras del Continente. Además, cuenta con grandes dosis de buena acción, sangre y monstruos de todo tipo. *Una pieza indispensable para los fans The Witcher: La pesadilla del lobo es una pieza que todo interesado en el universo de Andrzej Sapkowski debería ver. Y es que además de funcionar como precuela de la serie e introducción de Vesemir, la película ofrece algunos momentos cruciales dentro de la historia de los brujos. También es una oportunidad de explorar el Continente desde otra perspectiva tras los videojuegos y la serie live-action, en un formato anime que le sienta genial a The Witcher. Por último, cabe destacar los giros y detalles que agradarán a los más expertos de la saga, algunos de ellos muy bien metidos y coherentes con la historia que presenta la película. *Conclusión The Witcher: La pesadilla del lobo es un rotundo sí. La precuela en formato anime de The Witcher supera los defectos de la serie y nos da una introducción a la altura del mundo creado por Andrzej Sapkowski para los menos familiarizados. Además, desarrolla muy bien al personaje de Vesemir y nos deja con ganas de continuar su historia.

El buen Sam

Comedia Drama Romance Sin categoría
6

Un misterioso buen samaritano deja bolsas llenas de dinero en las puertas de las casas. La reportera neoyorquina Kate Bradley se propone descubrir su identidad y el objetivo que persigue. Sin embargo, será la vida de la periodista la que dé un gran giro.El buen Sam Critica: a inteligente reportera Kate, nuestra reportera, que al inicio de la cinta fue salvada de un accidente por un apuesto bombero, Eric (Chad Connell), comienza sus indagaciones visitando a los afortunados por el azar que han encontrado la bolsa en sus puertas.El buen Sam Paralelo a su labor detectivesca acude junto a su padre, el senador, a un acto benéfico donde conoce a un apuesto inversor amigo del mismo, Jack Hansen (Marco Grazzini), el cual no oculta su interés por ella desde el primer momento. La atractiva reportera, que en su búsqueda de la verdad volverá a coincidir con los apuestos bombero e inversionista, tendrá que lidiar con ambos frentes mientras poco a poco, va descubriendo que quizás el destino de las bolsas no sea tan aleatorio como ella pensaba en un principio. Y, hasta aquí puedo leer queridos, una palabra más y me cargo el 99% de intriga de la película que como comprenderán no es la segunda parte de Testigo de cargo (1957).El buen Sam Los guapos Ella, la reportera (Tiya Sircar), es una actriz estadounidense con un amplio bagaje en series estadounidenses y algún que otro film con más pena que gloria, también actriz de doblaje. Muy guapa, muy fina, muy bella y hace lo que puede en el pastelito que le ha tocado interpretar, como siempre con su orondo compañero, cámara al hombro, con el que desde el primer minuto sabemos que por no tener, no va a tener con él ni un cupón a medias. El bombero (Chad Connell), canadiense, un calco del bagaje de Tiya y el inversionista (Marco Grazzini), compatriota del bombero y primo hermano en el curriculum. Uno guapo, el otro también, uno malo y otro bueno (es una broma), no es película de buenos ni malos, sino de actitudes por denominarla de alguna manera.El buen Sam La jefa Kate Melville, la directora (canadiense), productora, escrit

Dos sinvergüenzas

Comedia Crimen Sin categoría
6.7

Después de una estafa fallida, Clóvis se encuentra con Lohane, su hermana adoptiva. Cuando están en apuros, se dan cuenta de que la única salida es seguir juntos. Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.