Huérfanos de Brooklyn

Huérfanos de Brooklyn
6.8
Nueva York, 1957. Lionel Essrog, un detective privado que convive con el síndrome de Tourette, trata de resolver el asesinato de su mentor y mejor amigo, armado solo con vagas pistas y la fuerza de su mente obsesiva. Huérfanos de Brooklyn Critica: Edward Norton debutó como director en el año 2000 con ‘Más que amigos’, una comedia romántica que dejó un buen sabor de boca. Su segundo trabajo tras las cámaras ‘Huérfanos de Brooklyn’, adapta una novela de Jonathan Lethem. Norton traslada una trama detectivesca ambientada en los 90, al Nueva York de la década de los 50. Un homenaje al cine negro con sus característicos coches de época, largas gabardinas y las imprescindibles visitas a esos míticos clubs nocturnos, dónde se disfrutaba en directo del mejor jazz. Despliega un aroma a cine clásico, manejando con destreza los elementos distintivos del género. ‘Huérfanos de Brooklyn’ saca músculo al contar en su reparto con los consagrados Bruce Willis, Willem Dafoe y Alec Baldwin, aunque es el propio Norton quién soporta sobre sus espaldas el peso de la historia. Interpreta a un detective de medio pelo, aquejado del síndrome de Tourette, una dolencia que castiga al que la padece con reiterados tics motores y fónicos. Y parece que se encuentra cómodo. Ya dejó constancia de su desparpajo en ese tipo de papeles en las comerciales ‘Las dos cara de la verdad’ de Gregory Hoblit y ‘The Score (Un golpe maestro)’ de Frank Oz. Si en la segunda daba vida a un retrasado con problemas de movilidad, en la primera llevaba la doble personalidad de un asesino al borde del escalofrío. Cuando su mentor Frank Minna (Bruce Willis) sea asesinado, su obsesión será dar con los responsables. Se va orquestando un thriller cuyo disfrute radica en los detalles. Un ejercicio al que su autor se emplea con gusto y minuciosidad menestral. Con el que muestra talento y oficio. De duración elefantiásica (144 minutos de película), en el debe de Norton radica el no haber exprimido el fantástico elenco del que se ha rodeado. Si en otras producciones su concurso como actor ha dado brillo a cintas, escondiendo sus carencias, en ‘Huérfanos de Brooklyn’ esperas algo más del tándem Dafoe-Baldwin, claramente infrautilizados. La conversación que sostienen en una piscina Edward Norton y Alec Baldwin, me parece una imitación risible de la escena que protagonizaron en ‘Un golpe maestro’ Marlon Brando y Robert de Niro. Un bis a bis tan breve como repleto de hondura. Un deleite cinéfilo con los dos padrinos Corleone que Francis Ford Coppola hiciera eternos en la mejor saga de la historia.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Español Latino 30/07/2021 2.36 GB 1 Descargar

También te puede interesar

#Vivo

Acción Sin categoría Suspense Terror
7.4

La rápida propagación de una infección desconocida provoca el caos absoluto en una ciudad. Sin embargo, un ciudadano que vive completamente solo logra permanecer al margen de ella. Esta es su historia. #Vivo Critica: Tenía bastante curiosidad por ver este drama zombie, el cual ha cosechado bastante éxito en Corea del Sur, su país de origen. Sobra decir que en dicho país se hace cine de calidad, ya que desde hace bastantes años siempre sorprenden con una serie de films tan inspirados como diferentes. Y me alegra informar que, al menos para un servidor, #Vivo (#Alive) no es una excepción. Recién llegada a Netflix (han sido rápidos), estamos ante una película del género zombie que apuesta más por el intimismo de la historia que no por una propuesta más de terror y acción, ya que todo sucede en el mismo sitio (un bloque de pisos), aunque sin caer en lo habitual, que es aburrir al personal. Y es que nos encontramos ante una cinta que entretiene y te mantiene en tensión en casi cada momento, siendo un producto tan solvente como eficaz, en lo que acaba siendo un estupendo drama zombie. La dirección es espectacular, y más teniendo en cuenta que es cortesía de un debutante, lo que tiene mucho más mérito. Cada ataque zombie es digno de elogio, con una serie de momentos que quitan el hipo y que infunden verdadero terror, en parte gracias al estupendo maquillaje, algo imprescindible en un film de estas características si se quiere lograr que los muertos sedientos de sangre atemoricen al espectador. Y sí, se consigue con creces. En cuanto al guion, se nota que hay una preocupación por darle un toque intimista a la propuesta, aunque en sus ajustados noventa minutos (un acierto) no hay lugar para el aburrimiento, a pesar de que casi todo transcurre en el mismo espacio y con una importante ausencia de diálogos, notándose un especial interés por los personajes, en especial su protagonista. Quizás sobre el papel suene sencillo, pero es muy complicado mantener la atención del espectador con un personaje que se encuentra aislado en su piso, sin conversar con otras personas, mientras los cadáveres campan a sus anchas a su alrededor. Creo que en otras manos podría haberse caído en el error de ofrecer un soporífero drama sin sustancia, pero aquí todo se ameniza con una serie de tensas situaciones que mantienen constantemente en alerta al público. El reparto es escaso, pero sus dos personajes principales dan la talla, en especial el absoluto protagonista, el cual prácticamente mantiene el peso de la función sobre sus espaldas y nos regala una actuación sentida y entregada, siendo un total acierto de casting, ya que lo transmite absolutamente todo sin apenas decir nada. De nuevo, el mismo personaje en otras manos podría haber sido un absoluto fracaso. En conclusión, estamos ante una grata sorpresa, que no es ninguna obra maestra, pero que destaca en el género zombie como una de las propuestas más refrescantes y logradas de los últimos años, siendo una elección perfecta para los amantes de dicho género o simplemente para los que tengan algo de curiosidad en su interesante premisa. Desde ya, una de las mejores películas del año. Muérete de envidia, Train to Busan 2 (Peninsula)… así se hace una película zombie.

Chaos Walking

Acción Aventura Ciencia ficción Sin categoría Suspense
7

Todd Hewitt es el último chico de Prentisstown, una pequeña comunidad cuya peculiaridad (aparte del hecho de que no hay mujeres) es que todos escuchan los pensamientos ajenos, lo que es definido como Ruido, un ruido que nunca cesa. Todd está contento porque sólo falta un mes para que sea su decimotercer cumpleaños y por fin, se convierta en hombre. Pero entonces, en uno de sus paseos por el bosque con su fiel perro, encuentra algo inesperado que cambiará su mundo para siempre: el silencio. O como lo define Todd: un agujero en el ruido. Chaos Walking Critica: A caballo entre la ciencia ficción y el western post apocalíptico, esta nueva entrega de cine "young adult" te deja más frío que un tanque de nitrógeno líquido. En el futuro, los terrícolas han colonizado un planeta que es clavado a la Tierra. Lo colonos de la primera ola se han repartido en asentamientos y ante la llegada de una segunda ola, comienzan los recelos. Ah, y no se sabe por qué, la gente se oye los pensamientos unos a otros. Varias cuestiones surgen del visionado de "Chaos Walking". ¿Por qué si la tecnología les ha permitido colonizar otro planeta viven como si estuvieran en el siglo XIX? Es un absurdo recurso estético. La fugaz explicación de la visualización de pensamientos es un desatino más propio de una película de los 4 Fantásticos. De nuevo, más allá de las nubecitas de CGI alrededor de las cabezas, y alguna situación pretendidamente cómica, yo díría que ni siquiera es relevante. A la discriminación que esta habilidad hace por sexo tampoco se le da importancia más que como deus ex machina puntual para rebootear al personaje principal. Si al final es una lucha por tierras, como en las pelis del oeste. ¿Y para qué introducen a los habitantes nativos del planeta si luego no pintan un pimiento? De nuevo, lucimiento de CGI en una miserable escena. Sobre el argumento, avanza de manera fútil y sin sustancia, no hay escenas que impresionen ni picos de estrés como un buen thriller debería tener. El ritmo va bajando conforme pasan los minutos y, con ello, el interés. Se suceden las persecuciones que hemos visto en docenas de producciones mejores que esta, al igual que las huidas por el bosque tan típicas de las películas de zombis. Espero que el cheque le haya cundido al sr. Mikkelsen. Si pretenden abrir franquicia, que no cuenten conmigo.

¡Feliz Halloween, Scooby-Doo!

Animación Comedia Familia Misterio Sin categoría
7.8

Con toda clase de monstruos falsos y montones de caramelos por doquier, Halloween es un paraíso para los amantes de la comida. Este año, sin embargo, su fiesta por excelencia se transforma en una pesadilla a causa de un huerto de calabazas que ha sido infectado por un extraño flujo tóxico, generando un ejército imparable de "jack-o-lanterns" que arrasan todo lo que encuentran a su paso. Sólo Scooby-Doo y su grupo de amigos podrán resolver este misterioso caso y salvar Caleta Crystal. ¡Feliz Halloween, Scooby-Doo! Critica: El conflicto de la nueva película de Scooby-Doo es súper básico. Pero con un relato que es 80% acción al mejor estilo “Mad Max: Fury Road” (por raro que pueda parecer), todo se vuelve muy entretenido rápidamente. Ésta es la primera película animada directa a video en la que la pandilla se enfrenta a un villano de Batman, sin ser un crossover directo como lo fue la genial “Scooby Doo and Batman Brave and the Bold” (2018). El antagonista es Jonathan Crane, el mismísimo Scarecrow que tiene momentos fantásticos. Es también la segunda producción que toma lugar en Halloween, siguiendo a “Scooby-Doo! and the Goblin King” que salió hace 12 años. Otro aspecto curioso es que tiene lugar en Crystal Cove, el pueblo de origen de la banda según la serie “Scooby-Doo! Mystery Incorporated”. Incluso hay guiños a las minas de cristal, que son elementos argumentales importantes en la mitología del Gran Danés. A mí me encanta cuando Scooby se vuelca hacia lo extravagante y presenta relatos fuera de lo ordinario. La franquicia no es ajena a los crossovers, pero los reto a que nombren otra historia en la que el grupo tenga que detener al espantapájaros junto a Bill Nye, el científico y Elvira, la amante de la oscuridad. Fabuloso. Para los fans más acérrimos, hay múltiples referencias a obras anteriores, como el hecho de que Vilma admita que todos se conocieron cuando eran niños (“Un cachorro llamado Scooby-Doo”) o la reaparición del Sheriff de “Curse of the 13th Ghost” y “Return To Zombie Island” que siempre les dice que “dejen todo a los profesionales”. “Happy Halloween, Scooby-Doo!” tiene un logrado equilibrio entre lo oscuro y lo ridículo. Si bien las jack-o-lanterns pueden dar miedo (y hay escenas de tripas de calabaza salpicadas), la película se asegura de mantener el humor por el que Scooby-Doo es conocido. Además, todos los personajes son fieles a su contraparte original. El director Maxwell Atoms hizo un buen trabajo con esta película que tiene mucha más acción de la que habría esperado, incluyendo una persecución a altas velocidades que no recuerdo haber visto nunca en la franquicia. Después de la bazofia que fue “Scoob!”, esto nos trae de nuevo a Scooby a la grandeza y ofrece una historia que va a complacer tanto a los fanáticos del horror oscuro como de la comedia más tonta. ==> CONCLUSIÓN: Una aventura de Scooby-Doo que se destaca por tener más movimiento de lo ordinario y sumar extravagantes invitados a la historia. Se va para el lado de lo bizarro, sin duda, pero con tantos años encima, es hora de empezar a abrazar la locura de esta forma.

El campamento de mi vida

Drama Familia Musica Romance Sin categoría
7

El problemático adolescente Will Hawkins tiene un encontronazo con la justicia que lo sitúa en una importante encrucijada: ir a un centro de detención de menores o asistir a un campamento de verano cristiano. Aunque al principio es como un pez fuera del agua, Will abre su corazón, descubre el amor con una habitual del campamento y el sentido de pertenencia en el último lugar donde esperaba encontrarlo. Critica: El campamento de mi vida (A Week Away) parece absorber sin contemplación trazos de grandes éxitos como Grease, Dirty Dancing, High School Musical o Escuela de rock. Sí, una curiosa mezcla. Pero no es de homenaje o influencia la sensación que nos deja, más bien de pura y dura imitación casi causada por una extraña pereza que se nos contagia durante el visionado. Desde el esquema y construcción de sus personajes protagonistas hasta la trama, pasando por la paleta de colores o sus secundarios, todo rezuma un aroma a rancio. Es inevitable sentirse casi estafado. Tomamos a un joven atractivo pero problemático, un tipo duro pero tierno en su interior, atormentado por la vida. Añadimos a una protagonista dulce, de fuertes principios morales, inteligencia y belleza de vecinita de al lado, agitamos y ¡bum!. Incapaces de saborear un cóctel que pierde su sabor al haberlo tomado decenas de veces, se nos queda aguado a la espera de ser consumido. *Cinta variada El campamento de mi vida (A Week Away), como todo musical, toma como protagonista la música. Sí, es lo habitual, pero el calzador con el que la introducen en el guion deja una herida que, por repetición, no cicatriza. Los diálogos que dan paso son demasiado frívolos, apenas trabajados, apenas una antesala obligatoria, como si lo de los primeros 12 segundos de un videoclip que pretende narrar una historia se tratara. Si esto pudiera cubrirse con unos buenos temas podría pasarse por alto sin problema, pero no es el caso. Si nos preguntan unas horas después del visionado, recordaremos por encima alguna de esas canciones. En realidad, lo más probable es que sea porque nos ha recordado a otra. Por ejemplo, los habituales amigos secundarios protagonizan algo demasiado similar al Summer nights de Grease. Lo que podría haber sido una vuelta de tuerca cuanto menos curiosa, se queda en lo que parece la típica grabación casera de cinta variada repleta de versiones descafeinadas de otros éxitos. *Entre Netflix y Disney El campamento de mi vida (A Week Away) narra la historia de Will Hawkins, un joven demasiado atormentado para su estética general, con problemas con la ley que termina en un campamento religioso. Esto da pie a personajes pintorescos, casi caricaturizados que, amén de las livianas interpretaciones de sus actores, nos dejan más fríos que un témpano. De acuerdo, no han venido aquí a regalarnos una actuación inolvidable, pero al menos esperábamos algo más digerible. Con aspectos casi idénticos a los de cualquier serie adolescente de Disney Channel,El campamento de mi vida (A Week Away) no parece ser algo con lo que nos tropezaríamos en Netflix. Por momentos, incluso nos preguntamos qué ha cruzado por las mentes de sus guionistas, Kali Bailey, Alan Powell y Gabe Vasquez, al parir un producto que no aporta, ni siquiera, un entretenimiento olvidable. *Conclusión No, no esperábamos un gran musical. Ni siquiera una buena película. Pero ni bajando nuestras expectativas quedamos conformes. El campamento de mi vida (A Week Away) da la sensación de haber sido creada sin ganas, tomando de aquí y allá residuos que sus guionistas y director conservan en algún rincón de sus mentes. Ni la elección del reparto (en su mayoría, aunque sin nada destacable), ni los números musicales ni la historia, van a dejarnos la más mínima huella. Una lástima, pues ya hace demasiado tiempo que un musical juvenil no pisa fuerte y esta podría haber sido una excelente oportunidad.

Safari por Navidad

Comedia Romance Sin categoría
6.6

La neoyorquina Kate Conrad (Kristin Davis) organiza una segunda luna de miel con su marido para sobrellevar la marcha de su hijo a la universidad. Pero, inesperadamente, él le pide el divorcio. A pesar del plantón, Kate se va a África para disfrutar del safari ella sola. En Zambia, ella y el piloto, Derek Holliston (Rob Lowe), rescatan a una cría de elefante húerfana y la llevan a un refugio local para animales. Mientras la cuidan, Kate decide prolongar sus vacaciones hasta después de Navidad. Safari por Navidad Critica: Ayer se me dio por buscar una película navideña un poco distinta a las que estoy acostumbrada, y di con esta película de Rob Lowe y Kristin Davis: "Safari poor Navidad". Kate es una mujer newyorkina, que dejó su carrera de veterinaria por apoyar la de su marido y su hogar. Su hijo está a punto de dejar su casa para irse a la universidad. Aprovechando esto, quiere tener una segunda luna de miel con su pareja, para eso ha pagado un viaje a Zambia como regalo sorpresa, pero la sorprendida será ella. Su marido le dice que el amor se ha acabado y que la deja. Ella se queda WTF y luego triste, pero decide hacer el viaje sola, total, ya está pagado. Lo que no sabe es que este viaje le cambiará la vida y le dará una segunda oportunidad. Al llegar a Zambia y toparse con un bebé elefante huérfano, decidirá cuidarlo en un refugio para elefantes, quedarse más tiempo de lo planeado y volver a recuperar aquellos sueños que dejó relegados por otros. Me gustó mucho esta película, puesto que si bien parte de una temática muy manida, que es el autodescubrimiento de un personaje en un viaje, aporta cosas muy novedosas. Los paisajes en África son alucinantes. Estamos tan acostumbrados a ver películas navideñas en Estados Unidos, con nieve y demás, que ver una Navidad en África, junto al calor y los elefantes, es poco común. Y aunque es predecible intuir que Kate encontrará un nuevo amor, y con ello una nueva oportunidad, me gusta ver una protagonista madura (40- 50s) , que no tiene miedo de comenzar de nuevo y abrazar sus sueños en esta etapa de su vida.

Érase una vez en… Hollywood

Comedia Drama Sin categoría Suspense
7.5

Los Angeles, 1969. La estrella de televisión Rick Dalton, un actor en horas bajas especializado en westerns, y el doble de acción Cliff Booth, su mejor amigo, tratan de sobrevivir a una industria cinematográfica en constante cambio. Dalton es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate, que acaba de casarse con el prestigioso director polaco Roman Polanski… Érase una vez en… Hollywood Critica: Ya lo dijo Tarantino en una de sus últimas entrevistas promocionando la película: ni hacerla fue un camino de rosas (el director se distancia por primera vez de Harvey Weinstein tras el #MeToo, manteniendo control creativo total eso sí), ni la historia que presenta la misma tampoco lo es. Mucha gente se va a decepcionar porque va a ir a verla creyendo que la trama va de lo que ocurre con Sharon Tate, o porque se espere al Tarantino más comercial y/o esperado a nivel de violencia. Ya digo desde ya que es una película que habla del cine. Sobre el cine dentro y fuera de la pantalla. Sobre los rodajes, sus equipos artísticos y técnicos. Una carta de amor y relativo odio al cine. Ya desde los títulos iniciales -NO es spoiler-, cuando aparecen los nombres de DiCaprio y Pitt, los mismos están sentados al contrario de donde aparecen, como un espejo. Determinadas escenas con Pitt, Robbie (breve momento cuando Pitt/Booth la observa mientras ella está en la habitación) o el mismo DiCaprio (cuando desahoga en su remolque tras estropear una escena) tienen espejos por el medio. La película no es un retrato robot de la realidad ocurrida, la película es cine. Es cine en su máxima expresión: es ilusión, espejismo. Entretenimiento hecho a la medida del creador. Se toma por tanto licencias notables con las personas de Tate (Margot Robbie está perfecta), Polanski, Steve McQueen (podría haber sido más que un cameo glorificado) o Bruce Lee (desternillante) entre otros. Tarantino hace lo que nosotros hubiéramos querido hacer cuándo éramos niños: hacer nuestros antojos realidad anteponiendo nuestra emoción a la razón. Prueba de ello sin soltar spoilers es la maravillosa secuencia de Tate/Robbie en el cine viéndose a sí misma y contemplando la reacción del público. Así mismo, esta película también contiene retazos de dureza emocional. En el cine no todo es bonito, quizás nada realmente. Y eso se aprecia por la presión en los rodajes, los rumores que circulan y hacen vetar ciertas personas (el pasado ambiguo del personaje de Booth), los problemas personales de DiCaprio al haberse visto triunfador y ahora estar en decadencia coincidiendo con un relevo generacional, cómo su agente (Pacino) le hunde la moral, el tener una buena edad para vivir pero una cifra con la que te tachan de "viejo" en el mundo del espectáculo, el eterno duelo de los actores al repasar lo que podría haber sido su carrera y al final no fue (el momento 'Gran evasión'). Casos reales hay y conocidos: Rooney Mara iba a volver como Lisbeth Salander hasta que Claire Foy pegó un espontáneo subidón con 'The Crown' y se lo ganó (merecidamente para mí, pese a que la cinta se la pegó en taquilla). Dougray Scott iba a ser Logan/Lobezno en 'X-Men' pero al enrolarse en la segunda de Misión Imposible, un desconocido Hugh Jackman se convirtió en la leyenda que es hoy. Jake Gyllenhaal casi es el Batman de Nolan. Tom Selleck iba a ser Indiana Jones. Will Smith rechazó el Neo de Matrix pensando que sería un fracaso. El propio Tom Cruise fue considerado para el rol de Pitt en ésta (fuente: IMDB). Viendo luego cómo han ido las cosas para muchos de ellos, no quiero ni imaginar cómo se sentirán al despertarse casa mañana y decirse a si mismo "ese pude ser yo". Nosotros vemos el truco del mago, la ilusión, el trabajo ya hecho. Pero entre bambalinas las cosas son crueles, tristes y hasta depresivas. Puede que muchas estrellas se sientan vacías y perdidas como el Rick Dalton de DiCaprio. Y no quiero ni pensar los que ni siquiera tuvieron oportunidad de brillar o fueron olvidados más rápido de lo esperado. Referenciando al David Mills del propio Pitt en 'Seven': "eres una camiseta de moda, dentro de poco ya habrá pasado tu tiempo". Y eso la película lo trascribe muy bien.