background

La mujer que cantaba

0
0 Votos
thumb La mujer que cantaba

Jeanne y Simon Marwan son dos gemelos que viven en Canadá cuya madre Nawal, tras pasar sus últimos días sin hablar, acaba de fallecer. En el acto de apertura del testamento, el notario les da dos cartas que deben ser entregadas a un padre al que creían muerto y a un hermano cuya existencia desconocían. Jeanne decide entonces emprender un viaje al Líbano para intentar localizarlos y encontrar respuestas a su existencia, pero Simon no quiere saber nada del tema... Basada en una obra de teatro de Wajdi Mouawad. La mujer que cantaba

Critica:

Esta película cuenta con todos los ingredientes favorables para mi gusto. Lo primero, el contexto: la vi el día del estreno (en las salas de España), sin apenas referencias (nigún amigo, sólo una alma gemela generosa en su voto), y ganas de buen cine en versión original (fundamental).
Lo segundo, la película: nada más empezar, imagen impactante y desconcertante, acompañada de música de Radiohead. Y luego el resto: unos hermanos en busca de sus orígenes para entender el por qué de la angustia vital de su madre. Así dicho el argumento no es tan llamativo. Pero es que se desarrolla de manera magistral, haciendo un paralelismo entre la búsqueda incesante de los hermanos y la vida anterior de una madre sorprendente, con flashbacks impecables, utilizando los mismos escenarios 30 años después. Por cierto, podría estar ambientada en Líbano, pero a mi entender no pretende ser una película fiel a unos hechos, sino que se basa en un contexto histórico en algún lugar de oriente medio,donde las traiciones y venganzas que existen entre las distintas comunidades que allí conviven son el pan nuestro de cada día, para contar su propia historia.
Todo ello acompañado de una música siempre potente, entre la que se vuelve a intercalar Radiohead en momentos que te devuelven al principio de la película.
Y con una actuación magistral de todos los actores, destacando Mélissa Désormeaux-Poulin (desconocida para mí hasta ayer) y en especial Lubna Azabal, que ya me sorprendió con Lejos, Exils, Paradise Now y Otros tiempos. En esta ocasión dota al personaje de la madre de una humanidad, valentía y fortaleza con la que, cada vez que aparece en pantalla, te quedas en el asiento bien quieto y preguntándote por qué sus hijos no la llegaron a entender.
Y tras un metraje de 2 horas y 10 minutos, que no quieres que acabe, me quedé pasmado al acabar, y aún me dura. Yo y el reto de personas que estábamos en la sala. Y es que, al igual que cuando vi la excelente "Las tortugas también vuelan", la película acabó y NADIE se levantó hasta que acabó la última linea de los títulos de crédito, pero todos sabíamos que ese corto espacio de tiempo era insuficiente para poder ordenar nuestros sentimientos y no salir del cine flotando, con un nudo en el estómago, pasmados con lo que acabábamos de ver.

También te puede interesar

Download Links