Mortal Kombat Leyendas: La Batalla De Los Reinos

Mortal Kombat Leyendas: La Batalla De Los Reinos
7.8
Tras ganar el primer torneo de Mortal Kombat: Liu Kang, Sonya Blade y Johnny Cage, deberán entrar al reino de Outworld, para decidir el destino de la humanidad. Mortal Kombat Leyendas: La Batalla De Los Reinos Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p DUAL Español Latino 02/09/2021 1.51 GB 29 Descargar

También te puede interesar

Estoy pensando en dejarlo

Drama Sin categoría Suspense
6.6

Un atajo imprevisto provoca que una mujer, en plena búsqueda de un modo de romper con su novio, tenga que reconsiderar toda su vida. Estoy pensando en dejarlo Critica: Estoy pensando en dejarlo es la nueva película del prestigioso guionista y director estadounidense Charlie Kaufman. Kaufman me parece un cineasta fascinante, y una de las mentes más creativas que ha dado el Hollywood moderno. Sus historias suelen tomar formas de lo más variopintas para exponer conflictos profundamente humanos, y suelen ser trabajos de indudable riqueza temática. Cuento varias de sus películas entre mis favoritas, por lo que cualquier proyecto que saque tiene mi interés automáticamente. A estas alturas, considero que se ha ganado mi confianza. Y Estoy pensando en dejarlo es, probablemente, el más hermético y desafiante de todos los que ha sacado hasta ahora. Estoy pensando en dejarlo está destinada a convertirse en la nueva integrante del grupo “no tiene sentido, es una mierda”, y ojo, también del “no te gusta porque no la has entendido”. Muchas veces me pregunto qué entendemos por “entender” una película. ¿Es entender cada punto del argumento? ¿Entender la idea principal? ¿Entender la intencionalidad del autor? Y más importante: ¿Es necesario entender una obra narrativa en su totalidad para disfrutarla? Y si no es así, ¿cuánto hay que entender? Si no la entiendes y luego alguien te da una explicación convincente, ¿te empieza a gustar? ¿O solo es disfrutable una película si la entiendes sin ayuda externa? Al menos en mi caso, y sin intención de sentar cátedra en absoluto, porque la experiencia artística es personal e intransferible, diré que hay películas que he entendido a la perfección y no me han gustado, y otras que me han fascinado aun dejándome con dudas. Hay películas tan obtusas que me resultan indescifrables, y eso me suele alejar de ellas. Otras que se hacen las complicadas para luego darte todas las respuestas con diálogos explicativos (sabemos todos de quién estoy hablando), lo cual aniquila cualquier posibilidad de reflexión. Y luego están aquellas que te resuelven algunas incógnitas y dejan el resto a la interpretación y especulación del espectador. Sitúo en este grupo a Hereditary, a Mulholland Drive, y, hasta cierto punto, también a la película que nos ocupa. Y es que no lo neguemos, Estoy pensando en dejarlo es una paranoia de las buenas, un trabajo considerablemente difícil de digerir. Posee evidentes rasgos de narrativa modernista y juguetea con el surrealismo en varias ocasiones. Algunos episodios tienen leves retazos de pesadilla lynchiana. Es una completa locura. Precisamente por eso, estoy convencido de que va a generar reacciones extremadamente fuertes y a ser considerada una tomadura de pelo por muchos y una obra maestra por otros tantos. Yo, habiéndola visto ayer, aún la estoy tratando de decodificar. porque está claro que Kaufman, siempre más literato que cineasta, se empeña en no ponernos las cosas nada fáciles. La premisa de la película es sencilla. Estoy pensando en dejarlo empieza con los pensamientos de una mujer que está a punto de embarcarse en un viaje de carretera para conocer a los padres de su novio Jake, con el que lleva tan solo unas cuantas semanas y al que ya está pensando en dejar. Durante la primera media hora, todo es bastante convencional, y no es hasta llegar a la granja de los padres de Jake cuando la historia empieza a plegarse sobre sí misma y a desorientar al espectador. En todo el metraje abundan los diálogos filosóficos y las referencias intertextuales. Se cita a William Foster Wallace, se menciona a John Cassavetes y su película Una mujer bajo la influencia, se insertan líneas de diálogo de Una mente maravillosa… La lista es extensa. Muchos de estos diálogos me interesan, sobre todo en retrospectiva y viendo hacia donde se dirige la historia, pero es cierto que varias líneas me resultan ligeramente superfluas y masturbatorias, lo cual tampoco es que sea nuevo en el cine de Kaufman. En El ladrón de orquídeas, por poner un ejemplo, tengo ocasionalmente la misma sensación.

La calle del terror, Parte 3: 1666

Misterio Sin categoría Terror
7.8

En 1666, un pueblo colonial sufre una caza de brujas que tiene consecuencias letales durante siglos. Está en manos de los jóvenes de 1994 poner fin a esta maldición. La calle del terror, Parte 3: 1666 Critica: Creo que a estás alturas del cuento todos sabemos que es La calle del terror (Fear Street) y lo que implica, por lo que voy a limitar a reconocer que me lo pasé pipa con las dos primeras partes, 1994 y 1978, ambas producciones del género de terror (y de Netflix) tan refrescantes como entretenidas. Al final de la segunda se nos prometía un viaje a los orígenes de la maldición que asolaba a los protagonistas, con una tétrica historia de brujas y satanismo. A pesar de que la premisa y el adelanto me daba buenas vibraciones, algo me decía que iba a ser la cinta menos inspirada de las tres. Una vez vista, puedo confirmar que no me he equivocado, ya que esta tercera parte no está a la altura de las anteriores. Cuidado, eso no quiere decir que sea un producto mediocre o menor, simplemente que no se perciben los mismos logros que en sus dos hermanas mayores, por mucho que las tres se hayan rodado al mismo tiempo. Quizás el problema sea que en el film que nos ocupa coexisten dos tramas, la del pasado (que sucede en 1666), menos interesante y terrorífica de lo esperado, y la del presente, en la cual se cierra la historia y se da fin a la odisea de los personajes. Ésta segunda funciona mucho mejor, entre otras cosas porque recupera los elementos que más destacaron en las dos anteriores entregas (como ese imposible y delicioso cóctel de asesinos), siendo un final digno, pero que se resiente porque el flashback que explica el origen de la villana no acaba de cuajar del todo y se queda a medio gas. Incluso la directora, Leigh Janiak, que tan buenos resultados había ofrecido en las dos anteriores partes, está menos lúcida, con una primera parte en la que intenta ofrecernos un tétrico cuento de terror, aunque con resultados dispares (tampoco hay muchos momentos para su lucimiento), recuperando la garra en la conclusión del film, demostrando que quizás esta historia necesitaba otro entrega más cercana a nuestros tiempos, que no conocer el pasado de un personaje que no está a la altura de los protagonistas de las anteriores. Y es que el guion nos presenta una historia que no llega a enganchar, a pesar de que lo intenta desesperadamente, con un giro sorpresa de esos de “o lo tomas o lo dejas”, el cual coquetea con lo inverosímil sin ningún tipo de rubor con tal de sorprender al espectador, restándole sentido a los hechos narrados hasta el momento.

A Nasty Piece of Work

Película de TV Sin categoría Suspense Terror
7.2

Un empleado corporativo de nivel medio descubre que no está recibiendo el bono de Navidad que esperaba, pero su jefe lo invita a ganar una promoción al vencer a su rival profesional en una competencia violenta. A Nasty Piece of Work Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

El fantasma de mi novia

Comedia Drama Romance Sin categoría
6.8

“Lupe del Mar” es una impertinente y arrogante actriz de novelas mexicanas, que viaja a República Dominicana para hacer realidad uno de sus más grandes sueños, grabar una película. Sin embargo, ella sufre un terrible accidente, que la lleva a estar en estado de coma. Tendrá 9 días para regresar a la vida y el único que puede hacerlo es un ladrón capaz de comunicarse con espíritus.El fantasma de mi novia Critica: Con todos mis respetos, no soy un experto en el cine de la República Dominicana, pero quedé bastante impresionado al principio con los valores de producción. Pronto quedaron en un segundo plano para ofrecer un culebrón aburridísimo sin ningún tipo de chispa ni identidad.El fantasma de mi novia Los actores quedan estúpidos en pantalla, la historia, predecible hasta la médula. Unas últimas escenas con efectos paupérrimos acaban por dar la puntilla a una película que por exótica llegó a captar mi atención. Alejaos de ella, porque es peor de lo que parece. El tono cómico que la salvaba en el principio torna en el culebrón amoroso demasiado pronto para no remontar el vuelo. Grata sorpresa ya que las películas mexicanas no so de mi agrado si bien es una trama que ya se había visto en otro película lo palpan de forma diferente y logran cautivar y adentrarse al trama y con lo que pasara en ella.El fantasma de mi novia Los actores que si son conocidos realmente lo hacen bien y cumplen mas la mujer que el hombre eso sí, pero es una película que vale la pena verla. Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.El fantasma de mi novia

Atrapa ese email

Comedia Romance Sin categoría
6.1

Presa del pánico, una chica viaja a México con sus amigas, que la acompañan a regañadientes, para embarcarse en una extraña misión: borrar un email lleno de barbaridades que le envió a su nuevo novio. Atrapa ese email critica: Cada mes llegan dos o tres comedias románticas a Netflix, sobre todo los viernes. No falla. Les suelo decir a casi todas que no, pero de vez en cuando me desmeleno, me dejo llevar y me la juego en una ruleta que no siempre acaba teniendo buenos resultados. Pues eso mismo me ha sucedido con Atrapa ese email (horrendo título en España, cuando el original es Desperados... de verdad, no se a quién se le ocurren estas cosas), nueva comedia romántica de Netflix que, lamentablemente, acaba siendo una más. Cero sorpresas. La dirección es la esperada en un producto de estas características, es decir, ni mediocre ni maravillosa, más bien correcta, que tampoco se puede despreciar, ya que a veces se ve cada cosa... Eso sí, a la película le sobran minutos y el resultado no puede ser más caótico, aunque algo me dice que eso es culpa de los que la han escrito. Y es que no se puede negar que el guion es perezoso, caótico y predecible a más no poder, ya que utiliza un recurso más sobado que la barra de un metro, en una historia que ya hemos visto todos y de la que sabemos el final a los cinco minutos. No se ofrece nada nuevo y encima la acertada mala baba del inicio del film se echa por la borda al apostar por una segunda mitad donde prima una historia romántica que tampoco molesta pero no apasiona, y una parte dramática y emotiva que se queda en tierra de nadie. Tampoco ayuda que en los 100 minutos que dura la película pasen tropecientas cosas, con una subtrama de las amigas de la protagonista que no va a ningún lado y que se acaba confirmando como un relleno que no era necesario. Es como si no supieran que más contar y no se conformasen con que la película hubiese durado veinte minutos menos, cuando le habría venido genial, desde luego. No obstante, los personajes funcionan y caen bien, ya sea la protagonista, interpretada por una estupenda Nasim Pedrad, la cual ya demostró su vis cómica en la olvidada serie Scream Queens (con una genial primera temporada pero una segunda bochornosa) y que merece más comedias para ella sola (es lo mejor del film, eso seguro) o el contrapunto masculino, con un convincente Lamorne Morris. Ambos tienen buena química. Es una pena que el resto no esté tan bien desarrollado como los personajes principales. En conclusión, estamos ante una comedia boba, que no arriesga y apuesta por lo de siempre, cuando había comenzado muy bien como propuesta desternillante y alocada donde casi todo vale, cuando al final acaba siendo algo completamente distinto, renunciando a las risas. No sé si han habido problemas de producción, pero es un extraño híbrido que no funciona y se olvida rápido. No diría que es una mediocridad, pero tampoco me atrevería a recomendarla, ya que es lo mismo de siempre. Una pena, porque tenía los suficientes elementos para ofrecer algo canalla, lo que no hubiese estado nada mal. Otra vez será.

El cuento de las comadrejas

Comedia Misterio Sin categoría
7.9

Una bella estrella de la época dorada del cine, un actor en el ocaso de su vida, un escritor cinematográfico frustrado y un viejo director hacen lo imposible por conservar el mundo que han creado en una vieja mansión ante la llegada de dos jóvenes que presentan una amenaza que lo puede poner todo en peligro. El cuento de las comadrejas Critica: Cuenta la historia de una bella estrella de la época dorada del cine, un actor en el ocaso de su vida, un escritor cinematográfico frustrado y un viejo director hacen lo imposible por conservar el mundo que han creado en una vieja mansión ante la llegada de dos jóvenes que presentan una amenaza que lo puede poner todo en peligro. Remake de la película argentina Los Muchachos De Antes No Usaban Arsénico (1976). El filme logro competir en la preselección para el Premio Oscar de ese año, pero no llego en las finales. Lamentablemente, no tuvo mucho éxito en su momento porque obligadamente lo tuvieron que estrenar en abril de 1976, casi un mes después del comienzo de la última dictadura cívico-militar. Como había toque de queda (a partir de las 20 hs) la gente no iba al cine, según José Martínez Suarez (el director, hermano de las gemelas Legrand): ‘’La gente miraba el afiche y se iba porque no veía que tuviera romance’’. Ahora el tiempo le dio la razón, es todo un clásico (de las mejores comedias que tiene nuestro país, uno de los pocos exponentes que tenemos en lo cómico negro) y el suplemento Radar de Página/12 consideró en 2006 que es de las pocas obras maestras del cine argentino. Tengo un gran cariño con ella, es de mis favoritas de todos los tiempos, no solo por su ingenioso y original guion y su solida dirección, sino por los grandes actores que había en ella: Narciso Ibáñez Menta, Mario Soffici, Arturo García Buhr, Mecha Ortiz y Barbará Múgica. Supe de su existencia gracias a Volver, creo que en 2010, cuando un día lo pasaron y apenas la visione por primera vez no sabía que pensar, era buena pero no descifraba que genero era. Después vi en internet que era una comedia negra, volví a verla con ese sentimiento de que quería reírme, lo logro y mucho, a partir de ese momento me enamore de ella, cada dialogo y escena me sé de memoria. En 2018, anunciaban que otro gran director Juan José Campanella haría una nueva película en carne y hueso después de la gran El Secreto De Sus Ojos (2009). Vi una foto promocional de Graciela Borges y Luis Brandoni y pensé que iba a ser una comedia-dramática-romántica. Cuando salió el teaser, descubrí que era el remake de Los Muchachos…, en un principio me enoje porque era innecesario. Siempre existe la famosa frase: ‘’Nunca arregles lo que no está roto’’. Pero cuando vi el primer avance, me emociono tanto y se convirtió en las más esperadas del año. Todo en pantalla se veía bárbaro, el elenco era espectacular y que iba a ser distinto a la original, aparte Campanella fue alumno del director de la original, era obvio que no tenía que fallarlo a su maestro, por suerte a José le encanto. Así que, al fin, llego el -tan esperado- día del estreno (16 de mayo) y la fui a ver esa misma noche a la función de las 20 hs (¿coincidencia?), con unas expectativas muy altas, pensando que iba a ver un súper peliculón y con un miedo de que me fallara. Fue una maravilla. El Cuento De Las Comadrejas es uno de los mejores remakes que vi en mi vida, amo mucho la original, pero esta nueva versión no se queda atrás. Juan José Campanella, junto con el guionista Darren Kloomok, no quieren hacer una copia de la original, eso hubiera sido muy vago y pasa mucho con los remakes. Lo que muestran es una actualización con muchos cambios que son muy buenos (quitaron las referencias a las desapariciones, cosa que pasaba en la original del 76 y que era una metáfora de la dictadura, la censura no se dio cuenta y lo dejo pasar), de la original conservan algunos nombres, diálogos y situaciones. Para los que somos fanáticos de la primera versión, el director y guionista nos quieren sorprender y lo logran. Agregan giros que no me imaginaba y no me esperaba para nada. Al igual que el anterior, funciona espectacular como comedia negra. Es un film que sobresale el guion, es muy ingenioso, está muy bien escrito, todos los diálogos son muy metafóricos y filosos. Un punto muy memorable. Festeje las referencias al cine, sobre todo argentino, aparte hacen una burla de los tópicos que siempre tenemos que sufrir. Pero este remake también hace el desafío de, en algunos momentos, ser romántica y dramática con breves toques de misterio, así los personajes logran tener desarrollo y corazón, terminan siendo muy memorables y queribles... todos. El titulo te da lo que promete: un cuento en que todos los personajes son villanos (comadrejas), pero se ganan el cariño del espectador.