background

Roberto Baggio: El Divino

0
0 Votos
thumb Roberto Baggio: El Divino

La historia de Roberto Baggio, uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, con las lesiones superadas, los triunfos alcanzados y el descubrimiento del budismo.  Roberto Baggio: El Divino

Critica:

Antes del frame inicial la película partía como favorita jugando en casa en su colosal Netflix Stadium, pero su entrenador, como tantos clásicos italianos defensivos, ha ido a asegurar el resultado sin tomar riesgos, buscando el gol con emociones lanzadas desde el córner y al contraataque musical. Y todo esto pese a contar con el icónico actor protagonista, ganador entre otros del Óscar del 93, Roberto Baggio como capitán. Un jugador de corte creativo ofensivo con una historia personal de lucha, contradicciones, superación, carisma y talento que el manager de la obra no ha sabido hacer brillar en la gran pantalla como él lo hacía dentro y fuera del rectángulo.

En la media parte, pese tener la posesión del esférico y no sufrir en ningún momento, la frustración entre los aficionados que vivieron glorias pasadas aumentaba al ver que no se jugaba bonito ni remataba el partido, desperdiciando así la gran ventaja que suponía contar en su elenco con el "Il Divino Codino". Un jugador perfecto para liderar un biopic: único, con acciones de palomitas, historia de fe, heridas de guerra, tiros al palo, dramas populares, entrenamientos épicos, driblings de guion, entrenadores antagonistas, momentos de lágrimas, asistencias a secundarios, querido por los aficionados y con goles para recordar en la retina.

En este sentido creo que su gran error táctico ha sido querer jugar toda la larga carrera de su vida a un solo partido único de 92 minutos. El guion empieza presionado por los recortes, mutilado por grandes elipsis y demasiada compresión, llegando exhausto a los minutos del desenlace y rendido al clímax del pitido final. En ciertos momentos del film pensamos que quizás una prórroga con tiempo añadido le permitiría hacer cambios para dar algo de descanso y dar media hora más de minutaje para juntar líneas, repartir juego a compañeros y mimar más el balón creando así espacios para mejores ocasiones dentro del área de las emociones... pero eso ya hubiese sido un partido totalmente diferente.

También te puede interesar

Download Links