Ragnarok

0
0 Votos
thumb Ragnarok

Una serie de extraños sucesos comienzan a suceder en la pequeña localidad noruega de Edda, donde todos sus habitantes no son lo que parecen ser. Ragnarok

Critica:

¿Os acordáis de aquel monólogo de Ernesto Sevilla en el que hablaba de "Crepúsculo"?: "Vampiros que van al instituto".

Bueno, pues, en resumidas cuentas, ese es el concepto de este despropósito de serie: seres cuasi inmortales (ases y vanes, dioses y gigantes) que encima se reencarnan cada cierto tiempo y viven cientos -quién sabe si miles- de años sin prácticamente cambiar de aspecto. Y que van al instituto. Y que repiten curso, suponemos, constantemente sin que nadie se mosquee ni le salten las alarmas. Todo en un pueblito de pocos miles de habitantes, a lo sumo.

Conste que mi capacidad para hacer lo que los ingleses llaman "suspension of disbelief" (vamos, mi capacidad para dar por válida casi cualquier premisa, por absurda que parezca inicialmente) es enorme, siempre y cuando la cosa conduzca a buen puerto. O a un puerto que no insulte a mi inteligencia demasiado, al menos. Pero esta serie ha conseguido que me avergüence de mi pardillez suprema, que lamente mi apertura de miras, mis ansias intelectualoides de consumir producciones no estadounidenses (por más que el sello de Netflix lo globalice todo a la baja) y, en definitiva, que lamente haber tirado unas seis horas de mi vida para asistir atónito a la ristra de sandeces y situaciones absurdas que iban desfilando ante mis ojos.

Mención aparte merecen las (afortunadamente contadas) escenas de baile que nos regala el señor Adam Price (me apunto el nombre de este delincuente televisivo para evitarlo en lo sucesivo), que debe de considerar el súmmum de la eroticidad ver cómo unos adolescentes con ataques epilépticos se destrozan el cuello y las articulaciones en espasmos descontrolados al ritmo del más pestilente screamo nórdico. Tú sí que eres un as, Adam, di que sí.

Episodios de Ragnarok

Series Relacionadas

Download Links